lunes, 25 de mayo de 2009

De Un Caballero De Armadura Oxidada

Nunca he sido muy optimista la verdad, todo hay que reconocerlo, ya que desgracidamente las cosas no siempre salen como esperamos y por ello tengo la estúpida idea de esperar nada o poco y si sale algo bien me sorprendo gratamente. Bueno eso es en la teoría, porque en la práctica hasta el más desilusionado se hace ilusiones...

Esto me lleva a seguir la llamada "Filosofía que me da el fracaso", nombre robado a ese genio extremeño que es Roberto Iniesta cantante de Extremoduro.

Ayer me atrevi a entrar en mi cuarto y poner un poco de orden en ese caos ordenado que me caracteriza, y cual no fue mi sopresa al encontrar una vieja armadura polvorienta. Aunque he engordado ese tipo de armaduras tiene la particularidad de quedar siempre bien, no sé que poder extraño tienen pero es así. La coloqué sobre mi pecho y supe que de nuevo empezaba el ciclo. Nada me haría daño, ¡sería casi indestructible! Aunque es cierto que nada saldrá,pero es un precio que ahora mismo estoy dispuesto a pagar.

Siguiendo con la Filosofía que me da el fracaso, me di cuenta que tarde o termprano siempre la gente se va de mi vida, exceptuando unas excepciones que espero no se vayan nunca. La marcha siempre es la misma: un abrazo,alguna que otra lágrima, la promesa de que pronto nos veremos a ver y que todo seguirá como antes... Después, ves como esa persona se va de tu vida y sabes que de todo lo que te ha prometido, seguramente no se cumpla ni siquiera el diez por ciento. Puede que en los primeros días todo siga igual, un café rápido, una llamada de teléfono, un sms o un mail, pero a medida que pasa el tiempo me doy cuenta que soy fácil de olvidar, porque aunque yo recuerde gratamente a esa persona, ella no me recuerda a mí, y veo como su vida ha seguido adelante. No pretendo que nadie pare su vida por mí, no soy tan iluso, pero ese momento es triste....

Una vez escribi un cuento que decía que el amor al olvidarse viaja en forma de sueño hacia el corazón de otra persona y espera a que por fin lo encontremos de nuevo... Aunque crea eso no dejo de sonreir melancólicamente...

Entonces prosigue el ciclo: conocer a una persona, aprender todo lo que te enseña y desgraciadamente olvidarla... También en esta parte se dicen muchas mentiras: nunca te olvidaré ya lo verás, pero un día te levantas vas al baño, te vistes, desayunas y comienza tu día y cuando estás de vuelta te das cuenta que esa persona se ha ido, y que tristemente la has olvidado, que todo lo que hiciste por esa persona no ha servido de nada, y que el ciclo se ha completado...

No se puede decir que haya marcado a mucha gente,no se puede decir que sea alguien especial, salvo para aquellos que me han hecho así... No soy ni el más guapo ni el más fuerte, ni el más gracioso ni el más simpatico... No soy un gran escritor ni un Viejo Cuentacuentos... Soy yo simplemente... Un tipo que piensa demasiado,escribiendo cosas como esta que cada vez lee menos gente, y de los pocos que lo leen son menos los que se paran a pensar un poco... No quiero que me tachen de amargado,porque no lo soy, porque cada día me levanto (a veces demasaido tarde la verdad), con la idea de arrancar una sonrisa a alguien, y cada día me acuesto con la satisfacción de haberlo conseguido.

No dejare que la puta angustia me atrape otra vez, os lo aseguro, ni me autocompadeceré esperando un abrazo que para mi no sirve de nada, ya que esos abrazos deben guardarse para cuando de verdad lo necesites, no para cesos momentos en que eres sólo un alfeñique sin cojones para seguir...

Nunca he sido demasiado optimista la verdad, todo hay que reconocerlo, pero como siempre sois vosotras mis amigas las palabras, las que me enseñáis a decir lo que siento.

1 comentario:

Viola Rose dijo...

Dicen que nadie es imprescindible, y seguramente es así.
Hoy pienso que hay personas de las que aprendes mucho más con un par de charlas, o simplemente observándolas en el anonimato en un brevísimo trayecto de metro que si realmente llegaras a conocerlas a fondo. Como desconocer parcialmente la verdad sobre una historia, a veces es mejor así. A veces así las cosas son más claras, y se aprovechan mejor, se conocen mejor. Puedes aprender una gran verdad de un completo desconocido, y entonces ya no será tan desconocido para ti. En V de Vendetta dicen que el hombre muere, el ideal no. Quizás nadie recuerde al hombre, pero quizás sí recuerden lo que les aportó. Eso me parece suficiente, por que sé que las personas que realmente se interesan en todas mis facetas se encargarán de recordar al hombre y son las que me importan. No sé como piensa la gente (a veces me pregunto si piensa tanto o de la misma forma que yo, enserio) pero todos los cerebros funcionaran como el mío, además de hundirse el sector científico de la población, recordarían ambas cosas. Si me aportó algo, aunque fuera malo, la recordaré. Y recordaré aquello que me aportó. Y le daré mil vueltas al asunto hasta que pase a otro recuerdo. Sé que quizás suena un tanto presuntuoso, algo así como "Sí, claro claro", pero es así. Mi cabeza es un poco como una bodega. Incluso a diaro pienso en algunas personas y pienso para mí misma que aunque ellas no lo sabrán nunca, yo no las voy olvidar. No se lo prometo a nadie, lo decido para mí, por que quiero recordarlas. Es como hacer un pequeño juego que ya no me da tiempo a describir xD
P.D. Aunque no lo parezca, yo leo todo lo que va saliendo en el blog (la ruta diaria es: foro, deviantart, blogger xD)pero no siempre comento. Y es que siempre que comento me da la sensación de que me quedo corta. Que me gusta enrrollarme >_<
Suerte n_n