domingo, 12 de octubre de 2008

De Una Obsesión / Amor Incomprendido

-Quiero follarte desde la primera vez que te vi

Una semana antes, en aquel mismo lugar, la conocí...

Las drogas nublaban mi mente. La jodida música estridente machacaba mi cabeza una y otra vez. Estaba a punto de irme harto ya de estar allí, otra noche malgastada, sin dinero, con el sabor del whisky barato en la boca. Entonces, sin saber de dónde salio, apareció ella delante de mí... Y comenzó mi calvario...

Su rostro de rasgos finos, poseía aún fisonomías adolescentes. Un rostro dulce y angelical que escondía un verdadero demonio sediento de sexo, capaz de arrancarte la lengua mientras te besaba si tuvieras la osadía de confiar en ella tanto como para introducir tu lengua en su boca.

Yo no sólo quería introducir mi lengua en su interior... Quise follármela desde el primer momento en que la vi. La deseé. Imaginé arrancándole las ropas allí mismo y dando rienda suelta a mi lujuria enfermiza, como si fuera un animal, con el único sentimiento de un sexo salvaje. Dejándome llevar por mis instintos animales, volviendo a los tiempos en que el ser humano follaba por algo más que un placer carnal, lo que hacía de ese sexo el mejor del mundo...

Durante unos segundos me quedé mirando sus profundos ojos, perfilados perfectamente dándole un tono más misterioso si cabía a esa mirada que empezó a obsesionarme...

Tan pronto como apareció en mi vida, aquella diosa morbosa desapareció de ella,dejando mi polla hinchada entre mis piernas.

Volví a casa. Apenas podía pensar en nada. Apenas sentía nada salvo la sangre bombeando en mi polla, hinchada por el deseo despertado por aquella desconocida, sufriendo un dolor que aumentaba mi deseo. Llegué a casa. Me serví una nueva copa de ese matarratas que vendían en el supermercado. Me lo bebí de un trago quemando mi garganta ese agua de fuego barato, y antes de que me diera cuenta estaba masturbándome pensando en ella...

Recordé sus labios finos de un rojo intenso por el carmín. Me imaginé besándolos una y otra vez. Pensé en su cuerpo desnudo entre mis brazos y como sus manos tocaban mi pijo y lo meneaban a ratos salvajemente a ratos suavemente. Sentí como se hinchaba entre mis dedos, la sangre llenando sus cuerpos cavernosos excitándome cada vez más si cabía...

Ella comenzó a bajar lamiendo mi cuerpo... Nunca me gustó que me chuparan la polla. Siempre me habían hecho daño, pero ella... Ella era una experta chupapollas y sabía que desde ese momento nadie más podría comérmela así, no querría que ninguna otra mujer se introdujera mi verga en su boca porque nadie lo haría así...

Nunca me gustó que me comieran la polla, pero comerme un coño... Eso era diferente... El suyo estaría rasurado. Era del tipo de mujeres que hacía eso, lo cual me excitaba aún más... Saboreé el sabor salado de su conejito en mi lengua. Lamí su clítoris sintiendo como ella quería huir del placer a la vez que yo arremetía con mi cabeza entre sus piernas; ella jadeaba, gritaba de placer y perdía sus manos entre mis cabellos. Introduje mis dedos dentro de su agujero húmedo sin parar de chupar... De esta forma mi polla no pudo más y escupió semen sobre mi mano, dejándome agotado sobre el sofá...

Me desperté a la mañana siguiente. Sobre mi entrepierna seguía el rastro de mi obsesión y en mi mente seguía ella. No podía quitármela de la cabeza... Por más que hiciera cosas para mantener la mente ocupada, siempre volvía a esos ojos que se me clavaron, que conseguían excitarme hasta ese punto...

No sabía su nombre: Miryam, Raquel, Sonia... ¿qué mas daba? Sólo quería follar con ella.

Los días pasaron lentamente, siempre borracho intentando engañar su recuerdo, intentando huir de la imagen que poblaba mis noches húmedas. Levantándome todas las mañanas con el olor del único sexo que podía tener con ella... Llegó por fin el día en que de nuevo la vería... Me acercaría a ella y le diría lo que me sucedía y follaríamos como conejos. Ésa era la noche...

La fiesta de nuevo era aburrida. Apenas bebí. Nervioso. No quería que el alcohol nublara mi vista... Entonces allí reapareció. Mi corazón comenzó a latir frenéticamente. La erección más grande que había tenido en mi vida llenaba mis pantalones a medida que me acercaba a ella... Cuando estuve a su altura, me miró de nuevo con aquellos ojos que me perseguían en mis húmedos sueños:

-Quiero follarte desde la primera vez que te vi.

Siempre he dicho que las mujeres se dividen en dos grupos: las que están buenas pero no se lo creen y las que están buenas y saben que lo están. Las pertenecientes al primer grupo, son fáciles de follar si eres capaz de aprovechar su inseguridad y si sabes decirles un par de palabras bonitas te la chuparán hasta dejarte seco.

Sin embargo las que son conscientes de lo que hacen sentir a los hombres, son unas zorras que te harán llegar a tu casa con una erección que ni siquiera con mil pajas conseguirás bajar.

Mi obsesión pertenecía al segundo grupo.

Después de unos segundos consternada, reaccionó con una sonora carcajada, y no hizo otra cosa que ridiculizar mi osadía.

Consiguió hundirme en la miseria...

Consiguió que la odiara...

Consiguió despojarme de mi orgullo...

Pero lo que no pudo conseguir es que dejara de pajearme pensando en ella.

7 comentarios:

twiggy dijo...

Sencillamente increible,sin palabras.

un saludo terry

Chinaski dijo...

Bienvenido seas Twiggy a este tu blog en el que podrás despotricar de lo que te salga de las nueces!!

Muchas gracias por tus halagos, no se merecen

Laura y Cristina dijo...

Yo también digo que sin palabras xD.
Craaaaaaack!

Te seguiré leyendo

DulceMIrGret dijo...

soez, abrumador, perverso, sexo oniriko ke deja un saborcito picante en la boca.. mmm...muy beatnik...



en definitiva, me encanta ^^

+Mir+

Besitos y eyaculaciones sanguinolentas (no pueden faltar) ;***

Zelos dijo...

La historia me parece increíble, aunque ya me la hubieras contado en persona , no deja de impresionarme , porque sabes que adoro tu forma de escribir, tus expresiones, tan dramáticas como cómicas, que entre ellas se compensan creando un ambiente de seguridad y firmeza que no se consigue fácilmente , eso hace de tí un excelente escritor , y con cosas como esta, ganas puntos de admiración hacia todo el planeta.

Gracias por llenarnos a todos de sabiduría cada vez mas.

Atentamente: Zelos

tu dirás dijo...

Pues yo al contrario de todos te diré que no me gusta, porque mas que nada me parece un tanto frio, pero bueno, cada uno es libre de opianar, espero que no te siente mal.

Besitos

Anónimo dijo...

es tan exitante